jun 232007
 

Buenas,

para el primer día los objetivos marcados son los siguientes:

- Cuidado y manejo básico de la cámara.
- Conseguir que el motivo a fotografiar aparezca completo en la imagen.
- Estudiar los motivos a fotografiar desde distintos puntos de vista.
- Aprender a ver las fotos "sin la cámara".


En realidad no se trata de objetivos a conseguir plenamente el primer día, sino a comenzar con ellos y entenderlos. Como veremos en los ejemplos, algunas fotos están cortadas, pero al verlas en la pantalla al final de la clase, los propios alumnos comprueban los defectos por sí mismos por lo que la próxima vez lo tendrán más en cuenta.
En esta sesión he dejado que se hagan todas las fotos y no las hemos supervisado hasta el final. Conforme vayamos avanzando se tenderá más a comprobar los resultados cada vez que se haga una foto o una serie.

Nota: Las fotos en que aparecen niños haciendo fotos las he realizado yo con la Canon Powershot A-510. Las demás, son las realizadas como ejercicio y no tienen ningún retoque. La cámara en cuestión es bastante antigua, de 2 Mp y no mucha calidad. Aunque el objetivo de los primeros días no es otro que encuadrar y componer bien.

Manejo básico de la cámara

Cuando se parte de una cámara tan básica como la Creative PC-Cam 880, esta parte resulta sencilla. En lo que a controles de la misma se refiere, basta con saber encenderla y explicar el interruptor para alternar entre fotos de lejos o de cerca que lleva en el frente. La cámara está previamente configurada en las opciones automáticas y con la resolución y nitidez al máximo ya que al ser de 2.0 Mp las fotos no son muy grandes y una tarjeta de memoria de 256 Mb da juego suficiente para muchas fotos. Si se dispone de cámaras más sofisticadas, recomiendo comenzar poniéndolas en los valores por defecto y automáticos, siempre a elección de cada uno, pero facilitando que el niño en las primeras sesiones no tenga que preocuparse más que de enfocar y disparar y pueda concentrarse en ello.

No obstante, lo primero importante a resaltar es la seguridad. Hay que explicar que la cámara es un aparato que cuesta dinero y hay que cuidar. No solo por su valor, sino porque en situaciones de viaje o vacaciones el quedarnos sin ella nos impediría el poder seguir haciendo fotos.
Los peligros principales de una cámara son los golpes, el agua y el polvo. Y en el caso de los niños se suele añadir con frecuencia el despiste de dejársela olvidada o perderla. Una vez que el niño se haga con la cámara, deberá disponer de un medio de transporte como una funda, bolsa, etc a prueba de agua y golpes. Y acostumbrarse a sacarla del mismo y volverla a guardar al finalizar.
En cuanto a la limpieza, un trapito para gafas o lentes puede servir para estos objetivos. Con cuidado de dar primero una pasada suave que quite posibles motas de polvo o arena que después pudieran rayar la lente al hacer fuerza con el trapo.

Una vez puestos en faena, lo primero es que se acostumbre a introducir la muñeca en el lazo de la correa con el fin de que la cámara no caiga al suelo por accidente o descuido. Si el lazo es grande para la muñeca del niño o si el riesgo es alto, se puede enroscar varias veces de forma que quede más ajustado.

A continuación la posición de las manos y dedos. Evidentemente el índice de la mano derecha se apoyará en el disparador de forma que cuando queramos disparar solo haya que hacer un leve movimiento de presión hacia abajo. No debe de ser necesaria la aproximación del dedo en el momento de disparar. El resto de los dedos de la mano empuñarán el lado derecho de la cámara tanto por delante como por detrás, haciendo efecto de pinza. Para compensar, la mano izquierda sujetará el otro lado, también en forma de pinza. Los objetivos a conseguir son que la cámara no se mueva al presionar el disparador y que ésta mantenga una posición horizontal.

Si bien la cámara dispone de pantalla LCD, he preferido comenzar a enseñar a ver por el visor óptico. Es más fácil apreciar los detalles y sobre todo en estas cámaras con pantallas pequeñas y de poca definición.

Conseguir que el motivo entre totalmente en la imagen

Aunque pueda parecer obvio, las fotos con cabezas o motivos cortados son muy frecuentes entre principiantes (y no tanto Guiño ). La idea es incentivar a encajar el motivo dentro de la foto a base de dejar suficiente espacio por ambos lados, así como por arriba y por abajo. Como vemos el objetivo no es fácil. Yo lo atribuyo a que se tiende a ajustar primero la parte superior y luego al fijarse en la inferior se descuida la primera.

Girando en torno al motivo y al sol

Nunca hay una sola versión de una foto y la primera forma de verlo es girando en torno a él. Al mismo tiempo que el punto de vista cambia, la forma y visión del motivo también. Pero lo que también varía es la posición del sol y su incidencia en la foto. En la sesión de revisión de las fotos al final, los tres alumnos coincidieron en que la imagen que más les gustaba era la primera y se dieron cuenta enseguida de que la tercera estaba estropeada porque la influencia del sol la oscurecía.
El sol siempre es bueno tenerlo a la espalda, más o menos, salvo cuando retratamos, ya que los modelos tienden a cerrar los ojos. Por supuesto que hablamos del periodo de introducción. Luego el sol puede llegar a ser nuestro aliado en cualquier posición.

Simetría simple

La forma más sencilla de situar un objeto en una foto es centrándolo en la misma. Luego habrá formas más artísticas y originales, pero para comenzar es suficiente.
Partimos igualmente de un objeto de gran tamaño, en este caso una canasta de baloncesto. Si pretendemos centrarla en la foto habrá que vigilar que nos hayamos situado perpendicular a ella y que incluyamos el mismo espacio por ambos lados. También sin olvidar el espacio por arriba y por abajo. Al tener dos planos diferentes en juego, el tablero y el poste, podemos fijarnos en la chapa roja que sujeta al aro para, siguiendo su continuidad hacia abajo alinearla con el poste.

Como vemos, lo que para nosotros parece sencillo, para un principiante no lo es tanto.

Repetimos el ejercicio desde diferentes puntos de vista con resultados desiguales pero mejorando poco a poco. Como ya hemos aprendido la lección anterior, en este caso evitamos las tomas con el sol de frente.


Centrándonos en el detalle

Ya hemos visto lo que puede dar de sí una canasta viéndola como un todo. Pero en ocasiones puede que solo nos interesen pequeños detalles o partes de la misma. Además, en el caso de algo tan estilizado como la canasta, el centrarnos en la parte más importante, el tablero, nos ayudará a rellenar la foto de una manera más uniforme.

Y de nuevo moviéndonos entorno a ella, conseguimos tomas más interesantes.

A ras de suelo

Pasamos a motivos de menor tamaño en los que podemos tomar fotografías más cercanas. Los consejos anteriores parecen olvidarse, probablemente debido al cambio de encuadre.

Aquí introduje el concepto de ver la foto con los ojos antes de con la cámara y puede que también ayudase al despiste inicial. Pero tenemos que planificar la foto antes de echarnos la cámara a la cara. Aprender a "ver" las fotos con los ojos. Y en un segundo paso con el visor.

Como se habían sumado modelos voluntarios Guiño expliqué un poco las bases para retratar. Que a los modelos no les diese el sol directo y que se pusieran de forma que el fotógrafo viera las caras de ambos. Y parece que el tener motivos humanos también ayuda al encuadre.

Igualmente, sacamos distintas tomas desde diferentes puntos de vista con mayor o menor acierto en el encuadre.

Para complicar más las cosas incluí a una persona a la que suelen sacar con la cabeza cortada muy a menudo.  Silbar Y parece que el "reto" funcionó a juzgar por el encuadre.

Poner en práctica lo aprendido

Para finalizar, di rienda suelta para que aprovechando que estaban sus amigos por ahí pusiera en práctica lo aprendido.

Primero en plan libre…

…después, con ejercicios prefijados. Tomar distintas fotos y vistas de esta planta.

Y después lo mismo pero con modelos.

Por último, le sugerí que se subiera al poyete del macetero y fotografiase lo que viera desde ahí.


Repaso y revisión de las fotografías realizadas en la sesión

Como acto final, pasamos a recordar lo que habíamos aprendido y revisar las fotos de los ejercicios en la pantalla de mi cámara que es algo más grande. Si se dispone de una pda, cosa que ese día olvidé, se pueden ver a tamaño mayor e incluso hacer anotaciones o dibujos simples sobre las imágenes. Pero este paso también puede ser realizado en el ordenador de casa. Para la siguiente clase, empezaré viendo las fotos del anterior en la pantalla de un ordenador como paso previo para recordar lo ya aprendido antes de salir a tomar nuevas fotos.

Aproveché que se habían sumado sus dos amigos a la sesión de revisión para preguntarle al alumno sobre lo que habíamos aprendido y recordaba prácticamente todo y bien. Además no lo veía como un examen sino como algo que le gustaba por lo que disfrutaba respondiendo. Luego vimos los resultados y los tres participaron mucho en el análisis de las fotos. En la mayoría yo me limitaba a preguntar qué veían en la imagen y eran ellos mismos los que apreciaban si estaba cortada, desplazada o simplemente bien hecha. En algunas notaban que les gustaban menos aunque no sabían explicar el porqué, que solía ser que al estar tomada de frente al sol los detalles quedaban más oscuros.

En definitiva una sesión provechosa y con ganas de seguir otro día. En la siguiente insistiremos en los conceptos de hoy hasta procurar eliminar los errores de cortes y centrados y añadiremos otros nuevos.

Saludos,
Colegota

[Todas las fotos de la sesión]
[Ir al Índice del curso] [Ver día siguiente]

Identi.caMás redes...