Ene 282013
 

Hace unos años que hice las primeras fotos en este molino viejo de Pedrezuela y desde entonces tenía ganas de volver… en un día nublado. Ya que al encontrarse en una garganta con el sombrío bosque del miedo 😉 a un lado y la ladera en el otro, los contraluces suelen ser extremos. Y hace poco tuve la oportunidad.

Se trata del Molino Navarro o de Pedrezuela, que funcionó hasta mitad del siglo XX. Y tras un agradable paseo por parajes pintorescos ofrece un conjunto agradable para descansar.

La abundancia de vegetación le da un aire más misterioso e interesante si cabe.


La entrada se complica por este mismo motivo.

Y parece que quiera adentrarse en cada rincón hasta apoderarse de todo y absorberlo.

Los escalones son uno de los vestigios que recuerdan la actividad que aquí debió producirse, e invitan a subir y bajar en el tiempo.

Y las ruedas semienterradas y acogidas por la vegetación preservan la identidad de lo que fue la edificación.

Para el procesado quise invertir la sensación que da la realidad actual en la que predomina la vegetación frente a los restos de las construcciones por lo que desaturé los verdes omnipresentes y saturé los colores cálidos que se encuentran en la piedra y paredes. Como así los cálidos quedaban resaltados, pero un poco chillones, desaturé todo un 30% con el filtro de blanco y negro de Photivo en el modo de Alto Contraste. Tratando de asemejar la imagen apagada del presente con las fotografías con el color perdido de antaño.

Saludos,
Colegota

 Deja Un Despiste

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(necesario)

(necesario)